jueves, 27 de abril de 2017

Papa: Deus é conosco, incapaz de separar-se do homem

A nossa alma é migrante e nossa existência é uma peregrinação, um caminho, no qual nunca estamos sozinhos. E a promessa de Jesus de que estará conosco até o fim, nos faz estar em pé com esperança, na certeza de que Deus pode realizar aquilo que humanamente parece impossível. O Papa Francisco inspirou sua catequese da Audiência Geral desta quarta-feira na passagem de Mateus, em que Jesus promete que estará conosco todos os dias, até o fim do mundo.

Uma verdade reforçada também pelo anúncio profético do nome que lhe será dado, “Emanuel”, que quer dizer, “Deus conosco”. Este mistério de um Deus, portanto, cuja identidade é “estar com”, em particular “conosco”.

“O nosso – frisou o Pontífice – não é um Deus ausente, levado por um céu muito distante; é, pelo contrário, um Deus “apaixonado” pelo homem, tão ternamente amante, a ponto de ser incapaz de separar-se dele”:

“Nós humanos somos hábeis em cortar ligações e pontes. Ele, pelo contrário, não. Se o nosso coração se esfria, o seu permanece incandescente. O nosso Deus nos acompanha sempre, mesmo se por desventura nós nos esqueçamos d’Ele. Na linha que divide a incredulidade da fé, decisiva é a descoberta de ser amados e acompanhados pelo nosso Pai, de não sermos nunca deixados sozinhos por Ele”.

“A nossa existência – disse o Papa – é uma peregrinação, um caminho”, e nossa alma, “é uma alma peregrina”. A Bíblia, neste sentido, é repleta de histórias de peregrinos e viajantes, como Abraão, por exemplo que recebeu de Deus a ordem “Saia da tua terra!”.

“E o Patriarca deixa aquele pedaço de mundo que conhecia bem e que era o berço da civilização de seu tempo”. Mesmo que tudo conspirasse contra a sensatez daquela viagem, “Abraão parte”:

“Não se torna homens e mulheres maduros se não se percebe a atração do horizonte: aquele limite entre o céu e a terra que pede para ser alcançado por um povo de caminhantes”.

E em seu caminho no mundo, “o homem nunca está sozinho”, recorda Francisco. “Sobretudo o
cristão não se sente nunca abandonado, pois Jesus nos assegura não somente de nos esperar aos final de nossa longa viagem, mas de nos acompanhar em cada um de nossos dias”, até o fim do mundo:

“Não existirá um dia de nossa vida em que deixaremos de ser uma preocupação para o coração de Deus. E Deus, certamente proverá a todas as nossas necessidades, não nos abandonará no tempo da provação e da escuridão. Esta certeza pede para aninhar-se em nossa alma, para não apagar nunca. Alguém a chama com o nome de “Providência””.
Não por acaso – observa o Papa – entre os símbolos cristãos da esperança está a âncora, “que exprime que a nossa esperança não é vaga, não é um sentimento momentâneo de quem quer melhorar as coisas deste mundo de maneira irrealista, partindo somente da própria força de vontade”. “A esperança cristã encontra sua raiz na segurança daquilo que Deus prometeu e realizou em Jesus Cristo”.

“Por que temer?” – pergunta o Santo Padre – se Ele garantiu nunca nos abandonar e se no início de cada vocação existe um “segue-me”, “em que Ele no assegura de estar sempre a nossa frente?”:

“Com esta promessa, os cristãos podem caminhar em toda parte. Mesmo atravessando porções do mundo ferido, onde as coisas não estão bem, nós estamos entre aqueles que também lá continuam a esperar”.

Se nós confiarmos unicamente em nossas forças – considera Francisco – “teríamos razões em nos sentirmos desiludidos e derrotados, porque o mundo muitas vezes se mostra refratário às ligações de amor. Mas se em nós sobrevive a certeza de que Deus não nos abandona, que Deus ama a nós e este mundo com ternura, então muda imediatamente a perspectiva”.

“A promessa de Jesus “Eu estou convosco” nos faz estar em pé com esperança, confiando de que o bom Deus já está trabalhando para realizar aquilo que humanamente parece impossível”.

“O santo povo fiel de Deus – disse o Santo Padre na conclusão de sua catequese – é gente que sabe estar em pé e caminha na esperança. E onde quer que vá, sabe que o amor de Deus o precedeu: não existe lugar do mundo que fuja da vitória de Cristo ressuscitado, a vitória do amor”.




Bienvenue nouveau site de Petites Sœurs des Pauvres

https://petitessoeursdespauvres.org/


Uno de los títulos más bellos de María: Madre Admirable (I Parte)

Tomado del libro "El Corazón Admirable de María", de san Juan Eudes, Libro I, Cap. 1.

Por: San Juan Eudes | Fuente: Unidad de Espiritualidad Eudista

El Corazón de María es llamado justamente Corazón Admirable, pues es abismo de maravillas, solo conocido perfectamente por su Hijo Jesús, el único que puede hablar dignamente de él.

Jesús, Hijo único de Dios, Hijo único de María, al escoger, entre todas las criaturas, a esta incomparable Virgen para ser su Madre, su nodriza y su gobernante, y pues su infinita bondad nos la dio como Madre y refugio en todas las necesidades, quiere que la veneremos, la honremos y la amemos como él la ama.

La exaltó y honró por encima de todos los hombres y los ángeles; quiere igualmente que le rindamos más respeto y veneración que a todos los ángeles y que a todos los hombres. Pues él es nuestra Cabeza y nosotros sus miembros, animados por su espíritu: debemos seguir sus inclinaciones, caminar por sus sendas, continuar su vida en la tierra y practicar las virtudes que practicó. Quiere que nuestra devoción a su divina Madre sea continuación de la suya. Es decir, que tengamos los sentimientos de honor, de sumisión y de amor que él tuvo acá abajo y que le tiene eternamente en el cielo. Ella ocupó y ocupará por siempre el primer puesto en su corazón. Ella fue siempre y será por toda la eternidad el primer objeto de su amor, después de su Padre eterno. Quiere él asimismo que, después de Dios, sea el principal punto de nuestras devociones y el primero de nuestra veneración. Por eso, después de los servicios que debemos a su divina Majestad, no podemos hacerle mayores y más agradables, que servir y honrar a su dignísima Madre.

Nuestra inteligencia no puede llegar a estimar y a amar algo sin conocer lo que lo hace digno de ser estimado y amado. Por esta razón, el amor infinito de que este Hijo único de María está abrasado por los intereses de su querida Madre lo ha llevado a manifestarnos muy cuidadosamente, por boca de los santos Padres y por los oráculos de las divinas Escrituras, incluso en este valle de tinieblas, una partecita de las excelencias incomparables de que la ha enriquecido, y se reserva la joya, que sobrepasa infinitamente la muestra, para el país de las luces que es el cielo.

Entre estos divinos oráculos encuentro uno en el capítulo doce del Apocalipsis que es como un resumen de cuanto se puede decir y pensar de más grande y portentoso sobre esta maravillosa Princesa. Está contenido en las siguientes palabras: Un signo grande apareció en el cielo. “Signo grande, prodigio asombroso, milagro prodigioso apareció en el cielo. Una mujer revestida del sol con la luna bajo sus pies, que tenía en su cabeza una corona de doce estrellas”. ¿Qué prodigio es éste? ¿Quién es esta mujer milagrosa? San Epifanio, san Agustín, san Bernardo, y otros santos doctores son concordes en que es la Reina de las mujeres, soberana de los hombres y los ángeles, Virgen de vírgenes, la mujer que llevó en sus entrañas virginales un hombre perfecto, un Hombre-Dios, Mujer que rodeaba a un varón (Jer 31, 22).
Aparece en el cielo porque vino del cielo. Es la más ilustre de las obras maestras del cielo. Es la emperatriz del cielo, gloria y delicias del cielo. Nada hay en ella que no sea celeste. Mientras tuvo su morada en la tierra, según su condición corporal, era totalmente espíritu, pensamiento, corazón y amor en el cielo.

La reviste el sol eterno de la divinidad. La enriquecen las perfecciones de la esencia divina que la rodea hasta el punto que está del todo transformada en luz y sabiduría, en poder y bondad, en la santidad de Dios y en las demás grandezas, como lo veremos más adelante.

La luna está bajo sus pies, como si todo el mundo estuviera debajo de ella. Solo Dios está por encima de ella y goza de poder absoluto sobre todas las criaturas.

Está coronada de doce estrellas porque todas las virtudes que brillan en ella soberanamente, todos los misterios de su vida, son otros tantos astros, más luminosos que todas las luminarias del cielo. Todos los privilegios y prerrogativas que Dios le ha otorgado sobrepasan incomparablemente lo que hay de más brillante en el firmamento. Todos los santos del cielo y de la tierra son su corona y su gloria, con mejor título que los filipenses son para san Pablo su gozo y su corona (Flp 4, 1).

¿Por qué el Espíritu Santo le asigna la calidad de “Gran milagro? Para que conozcamos que es todo milagrosa. Quiere anunciar por doquier las maravillas de que está colmada. La quiere poner ante los ojos de todos los habitantes del cielo y de la tierra como una portento digno de admiración. Quiere que sea objeto de embeleso para ángeles y hombres.

Con este mismo propósito el Espíritu divino hace que en todo el universo se cante este glorioso elogio: Madre admirable. Con toda razón es llamada con este nombre. En verdad, eres admirable en todo y de todas las maneras.

  • Admirable por la belleza angélica y la pureza seráfica de tu cuerpo virginal.
  • Admirable por la santidad eminentísima de tu alma bienaventurada.
  • Admirable por todas las facultades de ambos de las que hiciste siempre santísimo uso para gloria del Santo de los santos.
  • Admirable en todos tus pensamientos, tus palabras, tus acciones. En tus pensamientos en los que solo tuviste como única intención agradar solo a Dios. En tus palabras que fueron siempre como palabras de Dios conforme al precepto divino: Si alguien habla que sus palabras sean como palabras de Dios (1 P 4, 11). En tus acciones, consagradas todas a la divina Majestad.
  • Admirable en tus sufrimientos que te hicieron digna de ser asociada con el Salvador a la obra de la redención del mundo.
  • Admirable en todos los estados y misterios de tu vida, todos ellos, abismos de maravillas.
  • Admirable en su Concepción inmaculada, colmada de milagros.
  • Admirable en su santo nacimiento, fuente indecible de gozo eterno para todo el universo.
  • Admirable por su nombre sagrado de María, tesoro de grandezas y maravillas.
  • Admirable por su Presentación en el templo a los tres años de edad, luego de dejar, en edad tan tierna, la casa de un padre y de una madre tan santos y luego de renunciar por entero a sí misma y a todo para consagrarse totalmente a Dios en su templo santo.
  • Admirable por las santa ocupaciones realizadas durante todo el tiempo que permaneciste allí, en compañía de las santas vírgenes y viudas, y por todos los extraordinarios ejemplos que les diste en la práctica de toda clase de virtudes.
  • Admirable por tu angelical y divino matrimonio con san José.
  • Admirable en tu celeste coloquio con el arcángel san Gabriel cuando te anunció el misterio inefable de la Encarnación.
  • Admirable en todo lo que pasó en ti, en el momento feliz en que este misterio incomparable se realizó.
  • Admirable en todos los instantes de los nueve meses durante los cuales el Verbo encarnado permaneció en calidad de Hijo único en tus benditas entrañas.
  • Admirable en todos los pasos de tu viaje para visitar a tu prima Isabel.
  • Admirable en todas las palabras contenidas en el cántico divino que pronunciaste luego de saludarla.
  • Admirable por los efectos milagrosos de luz, de gracia y santificación que obraste en el alma del pequeño Juan Bautista y en el alma de sus padres, durante los tres meses que permaneciste con ellos en su casa.
  • Admirable por todos los pasos que diste en tu viaje de Nazaret a Belén para dar a luz allí al Salvador del mundo. De todo mi corazón, con todo el respeto que me es posible, reverencio todos esos pasos, besando en espíritu la tierra que pisaste y las huellas de tus pies sagrados que quedaron allí.
  • Admirable en todos los milagros sucedidos en tu divino alumbramiento.
  • Admirable en la cruenta y dolorosa circuncisión de tu Hijo.
  • Admirable al imponerle el santo nombre de Jesús que con san José le diste, según el mandato
    que recibieron de parte del Padre eterno por mediación de san Gabriel.
  • Admirable en el misterio de su Epifanía que es su manifestación a los santos reyes que encontraron al Niño en Belén, con María, su dignísima Madre, y que con ella lo adoraron, Admirable en la humildad prodigiosa y en la obediencia maravillosa por la que aceptaste la ley de la purificación y en la increíble caridad con la que ofreciste en el templo a tu Hijo único y amadísimo al eterno Padre, para un día fuera inmolado en la cruz en expiación de los crímenes de todos los hombres.
  • Admirable en los sucesos extraordinarios que pasaron durante el viaje que hiciste, con tu adorable Niño y con tu esposo san José de Nazaret a Egipto y de Egipto a Nazaret, pasa salvar al Salvador del mundo, preservándolo del furor de Herodes, que lo buscaba para perderlo.
  • Admirable en el provecho santo que hiciste, Madre de Jesús, del dolor muy sensible y del gozo indecible de que tu Corazón se llenó cuando el Niño se extravió en el templo de Jerusalén, al que con san José encontraste en medio de los doctores.
  • Admirable en la santa y dichosa convivencia que tuviste con tu Hijo amadísimo, en especial durante los primeros treinta años de su vida, tiempo que él para santificarte crecidamente. ¡Quién podría decir o pensar los hechos grandes e incomprensibles que pasaron durante tan largo tiempo entre el Hijo de María y la Madre de Jesús!
  • Admirable en el provecho santísimo que sacaste, Divina Madre, al verte privada de la presencia de este mismo Hijo durante los cuarenta días de su retiro en el desierto y de la soledad semejante a la suya que soportaste durante esa cuarentena.
  • Admirable en la caridad inigualable que tuviste en el primer milagro que él hizo en las bodas de Caná.
  • Admirable en el grandísimo fruto obtenido de sus santas predicaciones y en el honor muy especial que tributaste a todos los misterios que él obró durante el tiempo de su vida de convivencia entre los hombres.
  • Admirable en la participación especialísima que te hizo de su cruz y sus sufrimientos.
  • Admirable en el sacrificio que hiciste de él mismo al pie de la cruz, con de tantísimo dolor y amor, por el género humano y por quienes lo crucificaron.
  • Admirable por tus oraciones fervorosas para su gloriosa Resurrección.
  • Admirable por todo lo que ocurrió de forma extraordinaria entre tu Hijo y tú misma cuando resucitado te visitó en primer lugar.


Deuxième dimanche de Pâques : Dimanche de la Divine Miséricorde

Ce dimanche 23 avril marque la 17ème fête de la Divine Miséricorde. Instituée par Saint Jean-Paul II en l’an 2000, à l’occasion de la canonisation de Sainte Faustine Kowalska, apôtre de la Divine Miséricorde, cette Fête est indissolublement liée à la Résurrection du Seigneur. Rappelons que nous sortons d’une année liturgique où nous avons fortement célébrée la Miséricorde de Dieu.Ce dimanche nous rappelle l’amour inconditionnel du Père, sa proximité avec nous.

L’Évangile proposé par la liturgie de ce deuxième dimanche de Pâques (dimanche de la Miséricorde), nous présente Jésus ressuscité face à ceux qui l’avaient abandonné. Pierre l’avait même renié ; affirmant qu’il ne le connaissait pas. Mais Jésus n’a pas cherché à leur faire des reproches. Bien au contraire, il les rejoint leur donnant la paix : c’est la paix de la résurrection, la paix de la miséricorde, la paix qui touche le cœur et envahit toute l'existence. Il a pour eux un regard vraiment miséricordieux.

Une chose encore plus incroyable dans cet Evangile : ces hommes qui avaient abandonné leur Maître reçoivent une mission : ils sont envoyés par celui-là même qu'ils ont trahi. Il aurait pu se dire qu'il ne pouvait pas compter sur eux, qu'ils ne sont pas fiables. Or voilà que, malgré leur trahison, il leur redit toute sa confiance. Il va même jusqu'à leur confier le ministère du pardon. Tout au long des siècles, nous voyons bien que les grands témoins de la foi ont été des pécheurs pardonnés. « La vraie miséricorde ne connait pas de méfiance. Elle espère contre toute espérance. »

La 1ère lecture nous montre le témoignage d'une communauté chrétienne qui a accueilli cette
miséricorde de Jésus. Toute la vie de ces chrétiens en a été transformée; leur vie chrétienne est soutenue par quatre piliers L’enseignement des apôtres qu'ils suivaient assidument,

  • La charité qui se manifestait dans le partage des biens,
  • La fraction du pain (l'Eucharistie) source et sommet de toute vie chrétienne,
  • La prière dans les maisons mais aussi au temple.

Dans la 2ème lecture, Saint Pierre nous adresse une bénédiction qui est également centrée sur la miséricorde. Il nous annonce que la résurrection nous est promise ; mais ce ne sera pas sans épreuve.
C'est par ces épreuves que se vérifie la qualité de notre foi. Mais au cœur de nos douleurs, le Christ crucifié et ressuscité nous rappelle que nous ne sommes pas seuls. Il veut nous associer à sa victoire.

Au cours de cette Semaine prions afin que le Seigneur fasse de nous des vrais témoins de la miséricorde offerte à tous, même à ceux qui ont commis le pire. La foi que nous sommes invités à proclamer est source de paix, de joie et d'amour...

Agréable Semaine à chacun et à tous !!!


miércoles, 26 de abril de 2017

Termina a Festa da Divina Misericórdia na Paróquia São João Eudes


Na tarde-noite deste Segundo Domingo da Páscoa, a Capela da Divina Misericórdia, da Paróquia São João Eudes ficou lotada de fiéis que foram participar da Festa da Misericórdia, iniciada às 15 horas com a recitação do Terço da Misericórdia, adoração ao Santíssimo Sacramento, encerrando com a a celebração eucarística, às 17 horas, presidida pelo pároco padre Luiz Gabriel.

A Festa da Misericórdia foi precedida de um Tríduo, que se iniciou no dia 20, quinta -feira e encerrado, ontem, sábado, dia 22, onde as Pastorais das outras Capelas da Paróquia em cada dia marcaram presença.


O Tríduo constou da adoração ao Santíssimo Sacramento, a reza do terço mariano, a novena e, encerrando cada dia com uma celebração eucarística, que contou com a participação do Monsenhor Idelfonso e dos padres eudistas, Juan Carlos, Johnja e Luiz Gabriel e, um convívio fraterno depois da missa.


No final da missa, o padre Luís Gabriel benzeu diversos quadros de Jesus Misericordioso. Antes, no início da celebração, ele aspergiu os fiéis, que participaram, com bastante atenção, da missa animada pelo Ministério de Música, do Movimento Terço dos Homens, da Capela Nossa Senhora do Perpétuo Socorro.


Depois, os participantes continuaram no jardim da Capela para um convívio e o bingo de um carneiro, cuja renda será revertida em programas sociais da Paróquia. 




Good Shepherd Sisters empower women to escape Thailand's sex tourism trade

In a large, brightly lit classroom at the Fountain of Life Women's Center in Pattaya, about 20 young women curl and style hair under an instructor's direction. Down the hall, about a dozen women practice techniques and pressure points in Thai massage. Upstairs, some women learn computer skills while others take English classes.

These are some of the 250 women who come daily to the center, run by the Our Lady of Charity of the Good Shepherd Sisters, to gain skills they hope will give them an alternative to earning money in Thailand's sex tourism trade.

Many think helping women get out of lives of prostitution "means you rehabilitate them, take them out of the bar," said Sr. Michelle Lopez, founder of the Fountain of Life Women's Center, which takes its name from the story of the Samaritan woman at the well in John 4:15 who asks Jesus to give her the life-giving water he describes. "After we worked with them, we realized you can't quite do that — it's just not possible."

"When we approach trafficking, we have to do so with a new vision," she said. "Our vision has been empowering women."

The Good Shepherd Sisters have been in Pattaya since 1988, when a Redemptorist priest with the support of the then-bishop invited them to the notorious beachside resort to help women, often victims of trafficking, caught in prostitution. Lopez moved to Pattaya from the order's Fatima Centre in Bangkok, a program that encompasses women's empowerment, shelter, and skills training. For a year, she and a Buddhist nun assessed the needs of the community and in 1989 opened the Fountain of Life Women's Center in a former restaurant and bar donated to the Redemptorists in the heart of the sex-trade section of Pattaya.

"I said, 'This is where we should be — among the people,' " said Lopez, who is from Malaysia but has served most of her life in Thailand. She is now developing a second Fountain of Life Center in Cambodia.

She said the center's approach "is not to judge, but to listen. Our center gives them love, and they are the ones to choose. We help them to help themselves."

Four Good Shepherd Sisters run the center in Pattaya, which now operates a couple of miles from the original location in a well-designed complex with classrooms, counseling space and even a small greenhouse garden. A separate Children's Center nearby cares for 140 children, about half of whom belong to the women at the center. The rest are from economically disadvantaged families in the area.

Courses are free, though those who can afford to pay donate money to the center. The women pay for work uniforms and supplies, with scholarships available to those who need them.

The hairdressing courses can take four months to a year to complete. The Thai massage classes usually require about three months to complete and prepare for certification. Others learn jewelry-making or take sewing, typing or computer classes, which Sr. Piyachat Boonmul, the center's director, said will enable some women to work as cashiers in bars rather than as sex workers.

Volunteers, usually from Germany or Denmark, teach different levels of English classes so the women can work in reputable hotels and in other tourist industries.

"You see how the women change and that you make a difference in their lives," said Svenja Eberlein from Stuttgart, a volunteer through the Union of German Catholic Youth.

To keep their own spiritual energy strong, the sisters are up at 4:30 a.m. for an hour of meditation, then they meet for prayer and Mass. They and the staff and volunteers meet at 8 a.m. for spiritual reading, reflection and sharing. Most of the staff is not Catholic, so the readings draw not only from the Gospels, but also from Buddhist and other sources.



Boonmul said that time of sharing is important to keep them bonded and prepared for the draining stories they hear: "I could not do this work without God's help and community support."

Boonmul offers counseling to the center's students on an individual and group basis. She shows them drawings of women in various situations, images that evoke discussion and sharing. One illustration shows a woman seated on a bed with money floating down from above.


martes, 25 de abril de 2017

Ordenación presbiteral de Jormin Juan Fermín Peche, cjm


El pasado sábado 22 de abril en Sabana de Uchire (Edo Anzoategui, Venezuela), a las 10 de la mañana se llevo a cabo la ordenación presbiteral por imposición de manos, y oración consecratoria de Monseñor Jorge Aníbal Quintero (Obispo de Barcelona), a nuestro diácono Jormin Juan Fermín Peche, felicitamos de todo corazón al nuevo sacerdote eudista para que su camino sea un constante labrar a Jesús en nuestros corazones.

Jormin Juan Fermín Peche

Nacido de una familia sencilla, humilde común y corriente, con virtudes y defectos como todo ser humano, pero Dios lo ha escogido para llevar su amor y misericordia a toda la humanidad. Su infancia y adolescencia las vivió en su pueblo natal Sabana de Uchire. Muchos lo recuerdan por ser inquieto, extrovertido y conversador, pero con el paso de los años el Señor lo ha conducido por el camino angosto para ser de él un pastor según el corazón de Dios. El 22 de abril de 2017 por gracia de Dios es ordenado Sacerdote Eudista, siendo el primero en la historia de Sabana de Uchire después de 202 años de fundación.

 

A los 17 años sale de Sabana de Uchire a estudiar en Barcelona, donde vivió en casa de sus tíos Nicanor Silva y Carmen Peche durante siete años y pudo terminar la carrera de Comunicación Social. Siendo universitario nunca se apartó de la Iglesia, por ello formó parte de la pastoral Universitaria, donde logró evangelizar a muchos jóvenes. A los 19 años experimenta el llamado de Jesús que cada día se hacía latente sin darse cuenta. Hay una frase de San Juan Pablo II que ha marcado su vida “si te sientes amado no tienes, porque temer”.

El Llamado de Dios

El año 2007 es decisivo en su vida pues está cargado de acontecimientos que jamás olvidará y que forman parte de su Diario de Fe: La muerte de su abuela María Peche, quien fue un pilar fundamental de fe, esperanza y caridad. Luego en septiembre tuvo un accidente automovilístico, donde perdió su oreja derecha. Lo que se pensaba que iba a ser una cruz en su vida se convirtió en una bendición, porque Dios que lo llamó a ser pescador de hombres le daba una carnada para evangelizar a grandes y pequeños. Jamás ha sentido complejo por esto, sino un impulso para llevar a todos hacia Dios.


Realizó sus estudios de Filosofía en el Seminario Nuestra Señora del Socorro de Valencia, donde vivió momentos hermosos, en el encuentro con Jesús Eucaristía y la vivencia de la Liturgia y el compartir con los hermanos. Pero Dios no lo quiso allí y lo condujo por otros caminos que lo llevaron a regresar a su pueblo, porque Jormin no tenía las cualidades para ser sacerdote diocesano para aquel entonces. Fue una experiencia de cruz, pero que lo renovó con el paso de los años y ahora lo ve como un tiempo de gracia para hacerse por voluntad de Dios un discípulo de Jesús.

La Vocación Sacerdotal

Conoce a un sacerdote eudista, predicador internacional, Pbro Carlos Triana, quien desde que le vio; reconoció los signos de Dios en la vida de Jormin. Desde el primer instante le habló de la Congregación de Jesús y María, de san Juan Eudes, del carisma de ser formador y evangelizador pastor según el corazón de Dios “Yo le diré la verdad padre, la Iglesia me ha dicho que yo no soy idóneo, no puedo continuar". La última frase del padre Triana fue decisiva en su existencia: “Jormin bajo la misericordia de Dios". Pero Jormin no estaba convencido de esa propuesta. Y el mismo padre Triana lo confrontó: "¿Por qué te rehúsas a la llamada de Dios?, yo veo que puedes ser olvida tu pasado, porque Dios lo perdonó, el futuro déjalo en sus manos; vive en el presente del amor de Dios”.


Después ingresó a la Casa de Formación “La Misión”, donde se formó cuatro años, de los cuales 3 fueron en Venezuela y su año Especial lo realizó en Francia, donde aprendió a vivir profundamente la espiritualidad eudista. La experiencia de ser eudista ha cambiado la vida de Jormin, pues ha sabido reconocer en su comunidad una familia que acoge, forma y apuesta por la persona. Vive con gratitud cada una de los momentos que le ha tocado vivir. Como él mismo describe: “Ser Sacerdote Eudista es dejarse amar y perdonar por Dios que nos invita a retornar a su casa, que es su corazón”. Jormin es incorporado a la CJM el 25 de junio de 2016 y luego es ordenado de diácono el 27 de agosto de 2016.


Ciertamente, como sacerdote sufrirás la incomprensión y el cuestionamiento de tus contemporáneos; vivirás la soledad en este mundo, en donde queda poco espacio para Dios, pero si te mantienes fiel a tu misión espiritual y no dejas la oración, ni la Eucaristía, todos podrán decir al final con alegría: Misión cumplida. Por lo tanto, oremos para que Dios haga de él un instrumento de su paz y un Sacerdote Santo, quisiera despedirme como siempre él lo hace. “Un abrazo en la distancia nos vemos en el Santísimo”

Por:
Mariana Silva Peche 

Fotos: 
Facebook casa de formación la misión sg